26 de abril de 2011

¿Por cuánto te vendes?

"Pero el caso es que España necesita un Madrid. Partiendo de una idea de España, Madrid se obtiene por pura deducción".
Manuel Azaña.

No tengo mucho más que añadir, exceptuando quizá que ayer se acabaron las vacaciones. Y que dos personas fantásticas estuvieron esperándome cerca de dos horas en la estación sur porque mi bus de vuelta (sí, de vuelta) se vio atascado en mitad de una carabana bestial a eso de Albacete.

Se acabó la semana santa, esos siete días de vacaciones regidos anualmente por el ciclo lunar (a mucha honra de este ilógico país), y volvieron las tardes en cafetería y las noches en la sala de estudio, los abrazos al mediodía y las risas a cualquier hora; volvieron los paseos hasta Moncloa y el levantarse aterrorizada pensando que llegas tarde a clase; volvieron las conversaciones de pasillo, la mierda acumulada en un rinconcito del suelo de la habitación, el bullicio de Ciudad Universitaria y el sentirse vivo.

Volvieron los amigos. Volvió Madrid.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada